El incendio de Roma

Todas mis miradas llevan a tus ojos.

Todos mis deseos llevan a tus manos.

Todos mis silencios llevan a tus labios.

Todas mis caricias llevan a tu piel.

Todos mis gemidos llevan a tu nombre.

Anuncios

Los comentarios están desactivados

A %d blogueros les gusta esto: